Páginas

domingo, 28 de julio de 2013

La eterna discusión de los naturalizados y la crisis de la selección




No me vengan a sacar las leyes en donde se dice que todos son mexicanos y no hay mexicanos ni de primera ni de segunda.
3 puntos importantes :

- Somos un país con más de 100 millones de habitantes.
- De esos 100 millones hay multitudes que les gusta practicar el fútbol, más no son aficionados.
- La corrupción que hay en las divisiones inferiores.

Resaltar el punto de que les gusta practiarlo, másno son aficionados, porque eso al paso del tiempo hará que ese futbolista ve al futbol como trabajo no como recreación.
Y no tengo duda alguna que hay muchos jugadores mexicanos (y en todo el mundo y en todas laas dsciplinas) que no tenga amor al deporte y que sólo entrenan, jugan y ya. Nada de futbol en su mundo.
El conformismo que tiene el futbolista mexicano, como lo dijo Jorge "Japo" Rodríguez en general hace que el nivel no suba. Aún cuando el talento está presente, pero muchas veces la cabeza echa perder.
Un ejemplo que quiero dar, Miguel Layún. Yo sé que cuando llegas a cierto nivel en tu carrera, no basta con tener ganas y actitud, sino debe de haber talento.
Pero lo de Layún es de resaltar, tras todas las críticas merecidas e inmerecidas que ha recibido, se ha levantado y no ha bajado la cabeza. Y aunque algunos se burlen, el sí se merece estar en la selección, además de que fue de lo poco (casi nada) rescatable del fracaso de la Copa Oro.
Bueno después después de esta introducción (?) pasemos a la parte central del texto: Los naturalizados.
Muchos dicen que como lo hace Alemania, Francia, varios países europeos, ¿por qué México se niega a hacerlo?. Si lo hacen las potencias.
Cabe recalcar que los polacos y turcos que después juegan con el seleccionado mayor teutón o solo tienen la ascendencia o llegaron pequeños a Alemania, es decir, se forman como futbolistas.
Francia al igual que Alemania son paises de inmigrantes, por eso es diferente el caso a México.
Además ¿qué se quiere cómo representación?. Una alineación donde 3 o 4 naturalizados son las figuras o la columna vertebral. ¿A eso se aspira?
Y ya que se toca es tema, quiero sacar a flote el caso de Nery Castillo, que aunque nació en San Luis Potosí. No se formó ni como persona ni como futbolista en México, incluso hubo una novela aún en el proceso de Ricardo Lavolpe de traerlo a la selección, ya que tenía otras 2 opciones: Grecia y Uruguay.
Al final ese estira y afloja acabó con la participación del ex jugador de Olympiacos en la Copa América que se desarrolló en Venezuela.
Después de todo a Nery Castillo se le podría catalogar como naturalizado, por lo anterior mencionado, además de que no mostró ese compromiso por jugar por la selección mexicana desde un principio.
A diferencia de Giovani Dos Santos que simepre mostró convicción por la selección mexicana. (Aunque no recibió "ofertas" como las recibió Nery).
Y esta es la otra situación que no me gusta. La de "primero no quiero y después si quiero".
Hace tiempo le hicieron una entrevista al Chaco en donde el decía que no le interasaba jugar para el combinado azteca. Mismo caso con Matias Vuoso, quien en la edición de Agosto 2006 de la revista "Futbol Total" decía que no le interesaba vestir de verde y de repente, 2 años después estaba jugando como seleccionado.
Todo este debate sobre los naturalizados ni lo saco el cuerpo técnico, algún directivo, jugador, o gente que de alguna manera este relacionada al futbol, ni la sagrada afición, todo esto lo sacó los medios de comunicación y se escudan en que la afición lo pide y esta de acuerdo con ello.
Pues sí ¡Vaya oportunismo!. Si mezclas el mal momento de la selección, que al fin y al cabo todos son mexicanos por las leyes y que tanto Lucas Lobos y Christian  Giménez son las figuras de la liga. Todo está puesto.
Yo sé que en estos tiempos de globalización los términos país y nacionalidad pueden llegarse a considerarse obsoletos. Pero el propósito del mundial o la idea de tener selecciones nacionales, es el de mostrar en qué nivel se emcuentran los jugadores de TU PAÍS, no los los jugadores que juegan en tu país. Románticamente hablando, tal vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario