Páginas

domingo, 26 de enero de 2014

Una introspección

En muchas los que escribimos blogs nos auto presionamos por mantener nuestro espacion en la web, aunque nadie lo exija y no nos paguen por ello y eso lo reflexionado por un tiempo.
Esto viene al caso de mi cobertura fallida por segundo año consecutivo de los tazones colegiales y demás fallos que he tenido en el blog.
A que voy con todo esto en esta entrada innecesaria , a que descubrí que el blog no lo hago por ver si tengo tantas visitas, sino lo hago como un proyecto personal en donde he fallado, y así ha sucedido con otros aspectos de vida donde no he cumplido. Por más que me propongo hacer algo, nunca lo cumplo.
Esta entrada más bien es un desahogo por la tremenda frustración por no haber escrito lo que debía escribir, ya que que lo importa es la calidad, sin embargo en estos últimos 2 meses hubo tanto por comentar, incluso tenía entradas planeadas que por una u otra cosa no las publiqué.
Algún día estaré orgullso de mi blog, pero tengo que luchar por ello.
Mi expectativa es seguir escribiendo por mucho tiempo y dar un vistazo dentro de 10 o 15 años de lo que escribía cuando era adolescente y que este blog insignificante siga siendo mi refugio.
Me di cuenta que el blog es un compromiso conmigo mismo que adopte y voy a esforzarme porque este espacio florezca.

1 comentario:

  1. Lo que dices al final es muy cierto, de alguna u otra manera nuestros blogs se terminan convirtiendo en un compromiso propio, el chiste es no presionarnos por cumplir con todo lo que planeamos hacer con ellos, yo también llego a planear cosas que por X razón termino no haciendo, pero como dije, el chiste es no presionarnos.

    Alguna vez un amigo (comenta en mi blog como Reptilio) me dijo que no hay que ver el publicar en nuestros blogs como una oligación, porque mas allá del compromiso que tengamos con nosotros mismos, si lo vemos así se deja de disfrutar, y creo que tiene razón.

    La idea de que siga por mucho tiempo es buena, yo tengo la misma desde que inicié el RIP hace ya casi nueve años.

    Saludos!

    ResponderEliminar